All Posts By

admin

7 consejos para aprovechar al máximo la educación a distancia

La educación a distancia (EAD) ha sido practicada por la humanidad desde el siglo XIX. La metodología surgió de la necesidad de preparación profesional de muchas personas que, por diversas razones, no podían asistir a una escuela en persona y evolucionó con las tecnologías disponibles en cada momento. Sin embargo, sólo en las últimas décadas esta metodología ha pasado a formar parte del enfoque pedagógico debido al volumen representativo de alumnos participando. La popularización de las herramientas tecnológicas también ha facilitado esta revolución en la relación enseñanza-aprendizaje.

1. No subestimar la modalidad online

Es un error pensar que el esfuerzo es menor para aquellos que estudian una disciplina de EAD. Por el contrario, hay una mayor necesidad de disciplina personal para lograr el éxito en este tipo de método de enseñanza/aprendizaje. Muchas personas terminan subestimando un curso de aprendizaje a distancia, no se dedican lo suficiente y no tienen los resultados esperados. Por lo tanto, antes de comenzar un curso, es importante entender que el grado de dificultad a menudo es igual al de modalidad presencial, con el fin de evitar futuras insatisfacciones con tu propio desempeño.

2. Disponer de un entorno adecuado para los estudios

La comodidad es esencial para una buena concentración y un mejor aprendizaje, y es necesario estudiar en un lugar apropiado, libre de ruidos externos y con buena iluminación para un mejor desempeño.

3. Utilizar la autonomía en tu beneficio

Es muy importante identificar las tareas prioritarias, estimar el tiempo necesario para llevarlas a cabo y organizarse para realizar todos los pasos necesarios hasta la finalización de cada uno de ellos. La organización es un factor clave para la realización de un curso de EAD. Determinar días y horas fijas para estudiar toda la semana y tener este auto-compromiso es muy importante.

4. Evitar las distracciones

Dedicar el tiempo de estudio exclusivamente a los estudios. Se deben evitar las redes sociales, los juegos, las conversaciones o cualquier tipo de distracción, para que el tiempo dedicado al estudio pueda ser utilizado como debe ser. Al final, el desempeño es mucho más representativo.

5. Practicar siempre que sea posible

La puesta en práctica de los conceptos estudiados es la mejor manera de memorizar y aprender. Por eso es importante realizar prácticas al final de cada contenido, comprendiendo mejor el tema e incluso identificando lo que no se ha entendido del todo. En este caso, usa la recomendación 6.

6. Aclarar todas las dudas

Si tienes alguna duda durante la clase o estudio, o si no entiendes claramente alguno de los contenidos, busca a los profesores o tutores de la asignatura y consúltalos. Debes estar pendiente de los horarios y la disponibilidad de los servicios, es importante aclarar todas las dudas y evitar futuros problemas en la realización de actividades y casos prácticos.

7. Cumplir los plazos

Es muy fácil olvidarse de los plazos de entrega y perderse en las tareas. Por eso es tan importante anotar y cumplir con todas las fechas, haciendo cada asignación en el momento adecuado y sin prisa. Al hacer esto, mejoras tu desempeño y evitas acumular una gran cantidad de material para estudiar con poco tiempo disponible.

Elaborado por:

Lucas CamargoESSS Blog “7 consejos para aprovechar al máximo la educación a distancia”, www.esss.co

17 hábitos para fortalecer la relación con tus hijos

La clave para fortalecer la relación con tus hijos es fomentar las interacciones positivas día a día.

Puedes hacer muchas cosas para fortalecer la relación con tus hijos. La clave para que estas interacciones positivas sean efectivas es que sean diarias. Por eso, incluir dentro tus rutinas este tipo de interacciones tiene muchos beneficios.

Lo mejor de todo es que con estas ideas que vamos a proponer no solo vas a conseguir compensar los malos momentos, sino que vas hacer que el día sea mejor. Al centrarte en las interacciones positivas, las interacciones negativas tendrán menos cabida. Es más, al crear hábitos como estos, tus hijos cooperarán más, se pelearán menos y se esforzarán por seguir tus consejos.

1) Disfruta de unos momentos cada mañana con tus hijos, de manera individual. No hace falta hablar, basta con acurrucarse. Abrázale, acaríciale. No hay mejor manera de empezar el día que un despertar placentero.

2) Habla con tus hijos durante el desayuno. Pregúntales qué tienen que hacer ese día. Interésate por lo que les espera.

3) Déjale notitas de amor: el almuerzo del colegio, entre las páginas de un cuaderno, sobre su mesa de estudio…

5) Despídete de tus hijos siempre con un beso y un abrazo, deseándoles que tengan un buen día y recordándoles que se diviertan.

6) Recibe a tus hijos siempre con un beso y un abrazo, interesándote por si les ha ido bien en el colegio o en la actividad que hayan estado haciendo.

7) No atiendas asuntos de trabajo cuando estás con tus hijos. Eso incluye llamadas, emails, redes sociales y mensajería instantánea, entre otras cosas.

8) Los berrinches de tus hijos suelen ser señales de angustia, no de desafío. Cuando ocurra algo así, relájate y deja lo que estés haciendo para ayudar a tu hijo. Ayúdale a descargar su rabia. Acompáñale si necesita llorar y deja que descargue toda su mochila emocional. Cuando esté listo, anímale a hablar y escúchale.

9) Anímale cuando se enfrente a una tarea difícil. Presta atención a sus miedos y ofrécele palabras positivas y gestos amables.

10) Ríete de sus bromas y gracias, por muy simples que parezcan. Si las bromas faltan al respeto y a las normas de convivencia, dile de buenas maneras porque eso no tiene gracia.

11) Muestra empatía por todas las emociones de tu hijo. Puedes poner un límite a sus acciones, pero no a sus emociones. Todas las emociones son aceptables. Cuando reconoces cómo se sienten tus hijos, fortaleces tu conexión con ellos y alimentas su inteligencia emocional.

12.- Busca un rato diario para jugar con tus hijos a lo que ellos quieran. Deja que vuele su imaginación y sigue sus instrucciones. Da igual que sea breve. Lo importante es que sea diario y que se ajuste a la rutina del niño.

13) Comparte al menos una comida al día con tus hijos. No enciendas el televisor. En su lugar, anima la conversación planteando una pregunta que a tus hijos les resulte interesante.

14) Escucha con compasión las historias sobre los problemas que tiene en el colegio, especialmente los que tengan que ver con los amigos o con la persona que les gusta. Escuchar es uno de los hábitos más importantes para fortalecer la relación con tus hijos.

15) Lee o canta una canción con tus hijos antes de dormir. Si son demasiado mayores para ello, anímale a que lea antes de acostarse e interésate por el libro que está leyendo.

16) Dale a tu hijo un beso de buenas noches. Si necesita hablar, escúchale. Si tiene alguna inquietud, eso le ayudará a conciliar el sueño.

17) Visita a tus hijos para comprobar que están bien antes de acostarte. Aunque ellos no se enteren, eso también refuerza vuestro vínculo.

Janet Fackrell hizo una reflexión muy acertada: “observo sus cabezas, suavemente despeinadas, que duermen sobre sus almohadas, y la tristeza me inunda. ¿He bebido en sus sonrisas y risas y las he abrazado, o acabo de hacer las cosas de mi lista tareas de hoy? Están creciendo tan rápido… Una mañana me despertaré y una de mis hijas se casará, y me preocuparé: ¿He jugado con ellas lo suficiente? ¿He disfrutado la oportunidad de ser parte de sus vidas?”.  El tiempo pasa deprisa. Demasiado deprisa. No lo dejes pasar sin aprovecharlo y fortalece la relación tus hijos.

Elaborado por:

Eva María Rodríguez – 11 abril, 2018

La mente es maravillosa “17 hábitos para fortalece la relación con tus hijos” www.lamenteesmaravillosa.com

9 sencillos consejos de padres de «homeschooling»

Ante esta situación excepcional que se está viviendo en los hogares, las familias que en el mundo han optado estos años por el homeschooling, es decir, por la educación en el hogar, están ofreciendo algunos sencillos consejos a los padres para ayudarles en este momento de prueba. Y aunque las dificultades son palpables también se abren posibilidades para conocer mejor a los hijos y desarrollar con ellos algunas de sus capacidades. Estos son algunos consejos de estos padres veteranos que recoge la versión en inglés de Aleteia:

1. No intentes recrear la escuela en tu casa.

El confinamiento en los hogares se alarga y todavía no hay certeza de cuando acabará. Como padres es bueno ayudar a los niños a aprender juntos pero no hay que intentar replicar su día a día escolar en casa.

Según estos padres veteranos en la educación en el hogar hay que resistir al impulso de planificar cada minuto porque aunque es bueno tener objetivos, un horario muy rígido puede ser sofocante. Es importante avanzar pero ser flexibles. De hecho, avisan que se necesitan semanas para convertir el salón de casa en un aula en el que haya un ritmo, unas pautas.

“Si su hijo tiene que ir a la escuela en casa mientras esté en cuarentena, tenga en cuenta que puede hacerlo todo en 2-3 horas, fácilmente. O podrían sentirse más cómodos para que su cerebro lo haga en 8 con muchos descansos y distracciones en el medio. No intentes forzar algo, el entorno es completamente diferente y eso tendrá un impacto. No es bueno ni malo, simplemente es así”, afirman estos padres expertos.

2. Leer en voz alta

Muchos padres que practican el homeschooling coinciden en la importancia de leer en voz alta. A los niños de todas las edades les encanta que les lean y aprenden mucho de esta manera.

Leer en voz alta con ellos realmente une a toda la familia. Inspira a los niños en su juego, fomenta su imaginación, amplía su vocabulario y su comprensión lectora. Es además una forma fantástica de aprender sobre todas las materias.

3. Si trabajas desde casa hay un salvavidas: ¡audiolibros!

En este tiempo de confinamiento debido al coronavirus hay muchas familias en las que las clases en casa se complican porque además deben compaginarlos con el teletrabajo. Una solución para cuando se necesita mantener a los hijos ocupados durante un buen rato sin que la televisión entre en escena son los audiolibros. Además, en niños mayores de cuatro años se les puede poner un audiolibro mientras se les da algo que hacer con sus manos (plastilina, dibujos…).

4. Deja espacio para el aburrimiento.

Un consejo de padres veteranos en homeschooling: no intentes mantener a tus hijos todo el día con una infinidad de actividades. De hecho, el aburrimiento debe tener también su espacio y conduce a la creatividad y al aprendizaje. Si los padres intentan pasar todo el día entreteniendo a sus hijos acabarán quemados muy pronto.

Deje a sus hijos solos, y puede que te sorprenda en qué tipo de aprendizaje fuera de lo común se sumergen. Y todos estarán más felices si  se deja suficiente tiempo en su día para jugar y explorar de forma abierta y no estructurada”, afirman estos padres.

5. Sigue a tu hijo

Este tiempo de confinamiento ofrece la oportunidad a los padres de sumergirse de manera más profunda en los intereses de los niños. Ahora es un buen momento para que los niños aprendan sobre cosas que le interesen. Si por ejemplo desde la ventana se ve una roca o una montaña y pregunta: «¿De dónde vienen las rocas?», aprovéchalo. Investiga y aprended sobre ello hasta que los niños estén satisfechos. Para ello, es bueno preguntar qué le interesa al niño y sobre qué quiere aprender. Puede ser una gran oportunidad.

6. Enseñar habilidades para la vida

Todo este tiempo no estructurado en el hogar es una oportunidad propicia para enseñar a los niños más mayores sobre habilidades prácticas que les serán muy útiles en su vida. La limpieza y la cocina son prioridades, son algunas de las cuestiones más básicas. Pero hay mucho más que pueden dominar durante este tiempo: clases de pintura, coser o aprender cuestiones de electricidad, carpintería o fontanería. Aprender idiomas a través de internet o incluso observar el teletrabajo de los padres en ciertos asuntos puede ser también muy útil en su formación.

7. Aprovechar bien el tiempo de la mañana.

A primera hora de la mañana, después del desayuno y de vestirse, es cuando la mayoría de los niños están en su mejor momento. Su capacidad de atención es máxima y están frescos. Piensa cuidadosamente en lo que quieres enfocarte durante esta valiosa hora del día.

Hacer el trabajo más importante a primera hora de la mañana simplificará enormemente el día. De hecho, el tiempo enfocado de la mañana es muy popular entre los padres que optan por el homeschooling.

8. Prudencia en el tiempo frente a la pantalla

El mundo vive una crisis internacional sin precedentes y muchos padres lo están afrontando como buenamente pueden pues deben además trabajar desde casa.  El tiempo frente a la pantalla puede ser una excelente manera para que los niños aprendan mientras los padres pueden hacer otras cosas (como trabajar desde casa).

Dicho esto, si se puede limitar o evitar por completo el tiempo de pantalla es posible que te sorprendas al descubrir que la vida en el hogar es más fácil. Muchos niños, especialmente los menores de 6 años reaccionan mal cuando se debe apagar la pantalla.

Eliminar el tiempo frente a la pantalla puede evitar altibajos y mantener las cosas en equilibrio. Una madre explica que aprendió “esta lección de una manera difícil. Tengo tres hijos menores de 6 años y, después de muchas pruebas y errores, descubrí que se comportan mucho mejor en días sin pantalla. Hago todo lo posible para limitar la televisión y las películas a 2-3 veces por mes, y guardo esas raras ocasiones para cuando realmente lo necesito (llamadas telefónicas de trabajo, por ejemplo)”.

Hacer el trabajo más importante a primera hora de la mañana simplificará enormemente el día. De hecho, el tiempo enfocado de la mañana es muy popular entre los padres que optan por el homeschooling.

9. Déjalos jugar

El juego es claramente lo mejor para la educación de la primera infancia, y los beneficios del juego no se evaporan a medida que los niños crecen. Jugar es una forma poderosa de aprender para niños de todas las edades.

Los niños pueden aprender a través de juegos de mesa. El juego imaginativo no es una distracción de su educación. Puede ser la parte más importante de su educación, ya que es a través del juego que sintetizan y dan sentido a todo lo que han aprendido.

Elaborado por:

Religion en libertad “9 sencillos consejos de padres de «homeschooling» que pueden ser muy útiles para esta cuarentena”,  www.religionenlibertad.com

Principios para educar con afecto y lógica

La educación se fundamenta en una relación, no en un procedimiento.

La educación en el hogar implica grandes dosis de claridad mental  y autocontención para enfrentar el desgaste emocional que se deriva de  la formación del carácter en un niño o adolescente. Sólo el amor que sentimos por nuestros hijos proporciona el combustible necesario para mantenernos en el arduo camino de la educación, sin claudicar ante las dificultades de nuestra elección de ser padres.

Dos de los ingredientes principales para educar con efectividad son el afecto que orienta nuestras intervenciones y la lógica para definir las mejores alternativas de acción.   De hecho, la ciencia es la especialización formal y sistemática del sentido común.

Combinar el afecto y la lógica

No interactúes con tu hijo cuando él o tú  estén tristes, enojados, cansados o con fuertes cargas emocionales; es necesario dejar tiempo para tranquilizarse: esperar hasta que tú puedas intervenir bajo tus mejores condiciones.

Las preguntas fuerzan a los niños/adolescentes a pensar y aportar soluciones; es necesario que ellos enfrenten sus problemas y no tú, pues te irritarás. No asumas la responsabilidad de tus hijos.

El poder es uno de los asuntos más importantes entre niños y adultos. Cuando son pequeños y advierten que no tienen poder sobre casi nada llegan a la conclusión de que son insignificantes: hacen lo que les ordenan los adultos y no toman decisiones; en estos casos su creencia se centra en obtener algo de control, lo cual se convierte en un objetivo más importante que tomar decisiones. Cuando ofrecemos a los niños opciones en vez de sólo dar órdenes, no resulta necesaria la lucha por el poder. Cuando ordenamos, nosotros somos los dueños de la elección, dejando al niño un solo camino para ganar la lucha: hacer oposición. La posibilidad de varias alternativas facilita la elección sabia de los niños.

Evita las siguientes intervenciones verbales o conductuales:

  • Manifestar ira o disgusto.
  • Explicar el valor de las consecuencias.
  • Moralizar o amenazar.
  • Hablar demasiado.
  • Sentir pena y claudicar.
  • Modificar la consecuencia con el objetivo de “emparejar la situación”.

Cada intervención debe consistir en sólo una frase y es conveniente iniciar con: “He notado que…” seguido de algo personal acerca de tu hijo (positivo y verdadero). Es importante que tu afirmación  no se enfoque a las actividades escolares o del hogar sino en la vida personal de tu hijo.

Cuatro principios básicos para la aplicación de la educación con Afecto y lógica.

1. Comparte el control.

2 .Comparte el pensamiento

3. Equilibra las consecuencias con la empatía.

4. Mantén el autoconcepto saludable de tu hijo.

Un objetivo central en la educación es lograr que los niños cooperen. Ese objetivo se logra cuando proporcionas opciones.

Reglas para ofrecer opciones:

Asegura la elección que tú quieres. Nunca proporciones una opción que quieres y una que no; invariablemente tu hijo escogerá la que tú no quieres; conviene que propongas alternativas aceptables; por ejemplo:

  • Esta tarea debes terminarla en esta semana: ¿prefieres hacerla el jueves o viernes?
  • ¿Juegas con respeto a las reglas o ves a tus hermanos jugar?
  • Nunca proporciones una opción a menos que puedas permitir que el niño/adolescente experimente las consecuencias de tal elección.
  • Nunca propongas alternativas cuando está de por medio un peligro para el niño/adolescente.
  • No proporciones alternativas que no se puedan cumplir en los siguientes diez segundos.
  • La presentación de las opciones es importante; inícialas con: Selecciona entre_ o _; ¿Qué prefieres: _ o _?; ¿qué sería mejor para ti: _ o _?
  • Cambia la estructura de la comunicación: En lugar de decir: “no me hables así”, puedes decir: “con gusto te escucho cuando tu voz suene como la mía”.

El mejor momento para proporcionar alternativas es cuando te sientes tranquilo y todo funciona bien.. En tales condiciones es fácil crear una “cuenta de ahorro” de control, utilizando frases como: “tú decides… es tu elección”.  Además en tales situaciones tu hijo no decide nada que pueda tener un efecto directo en ti, sino sobre asuntos que afectan su propia vida. El niño o adolescente que mejor se comporta es el que cree que el adulto es razonable y asume el control sólo cuando es necesario.  No pueden hacerse retiros de la “cuenta del control” si no ha habido depósitos previos.

Gestión de las consecuencias.

El padre efectivo administra las consecuencias con empatía y comprensión, sin ira ni largos mensajes. Cuando un adulto utiliza la empatía al describir las consecuencias, la mente del niño tiende a enfocarse más en el error; entonces fabrica un proceso de corrección de la decisión equivocada que causó el error.

Consecuencias con empatía:

Los niños aprenden de sus errores cuando:

  • Experimentan las consecuencias de sus errores.
  • Los adultos intervienen con empatía.

Las elecciones equivocadas tienen consecuencias naturales. Los adultos tienden a reprimir y reñir, pero los niños/adolescentes aprenden mejor de sus consecuencias cuando los adultos empatizan. Si el adulto reprime a los niños/adolescentes, éstos pueden transformar su molestia  sobre su error en ira contra el adulto; en estos casos no aprenden la lección.

Un error puede convertirse en un maestro excelente si el niño/adolescente experimenta las consecuencias de su mala decisión. Sin embargo, es la empatía manifiesta del adulto la que dirige el dolor de las consecuencias  hacia su memoria y la convierte en una sabiduría con futuro.

  • Manejo de la disciplina bajo tus condiciones:
    • Fundamenta una relación positiva con tus hijos.
    • Establece límites protectores con planteamientos sólidos.
    • Comparte el control.
    • Implementa intervenciones disciplinarias que frenen las conductas indeseables en su infancia, evitando la necesidad de consecuencias.
    • Dilata las consecuencias.
  • Si las consecuencias se aplican de forma inmediata, independientemente de las condiciones adecuadas, se invierte más tiempo y es menos eficaz porque:
    • El niño/adolescente se encuentra en una situación emocional más que en un estado pensante.
    • El adulto está bajo tensión pues está quitando tiempo a sus actividades programadas.
    • El niño/adolescente adquiere cierto poder al controlar las actividades del adulto.
    • En conclusión: atiende a tus hijos en tu tiempo, bajo tus condiciones, con interacciones breves, suaves. Elabora preguntas cortas.

Diferencia entre consecuencias y castigos: Cuando los niños/adolescentes cometen errores, sufren. Es importante la interpretación de la proveniencia del dolor (interno o externo; esta deducción depende sobre todo de las circunstancias y de las reacciones adultas. Cuando sufrimos, nos preguntamos sobre la causa de la pena. La respuesta es vital: si la causa es el profesor, mi padre… enfocaré mi atención sobre esas causas y no sobre mi conducta. En el castigo, el dolor proviene de fuera; en las consecuencias, proviene de mi conducta.

  • Guía para la administración de las consecuencias:
    • Haz que las consecuencias se apliquen tan cerca como sea posible del tiempo y lugar de la infracción.
    • Proporciona al niño/adolescente la oportunidad para involucrarse en la solución/decisión.
    • Administra las consecuencias con interés tranquilo para que el niño/adolescente relacione el dolor con su conducta.
    • Proporciona la oportunidad para desarrollar un nuevo plan de conductas: así se orientará hacia el futuro.
    • Permite que hagan sus propios juicios de valor.
    • Enseña técnicas para la solución de problemas.
    • Permite que los niños experimenten poder: capacidad para resolver sus propios problemas y desarrollo de autocontrol.
    • Palabras mágicas:  ¿Qué te gustaría que sucediera? ¿Quieres mi opinión al respecto? ¿Es posible que…? ¿Cómo te sientes acerca de…? ¿Hay una posibilidad de…? ¿Cómo crees que funcionará? ¿En una escala de 1 a 10 qué tan buena decisión crees que sea? ¿Quieres saber lo que otras personas han hecho al respecto?
  • Guía para la utilización de consecuencias en casa:
    • Combina las consecuencias con empatía más que con culpa, juicios o ira.
    • Permite que tus hijos sean responsables de sus propios problemas; si ellos detectan que te involucras profundamente te asignarán sus problemas.
    • Prima el esfuerzo como un atributo del éxito más que la suerte, el trato preferencial o centros externos de control.
    • Reduce los premios “tóxicos”: las notas u otro tipo de reconocimientos no pueden ser la medida de su valor.
    • Mide el éxito en base a la aproximación hacia un objetivo estándar, más que en relación con un rango o comparación con otros parámetros
    • La consistencia es fundamental.

Los premios tienen a exigir multiplicaciones en el futuro, pues es una creencia insaciable. Lo mismo sucede con los castigos que deben incrementar su severidad gradualmente hasta hacerse imposible su aplicación. Casi siempre el sistema de premios y castigos es temporal y malicioso.

Educación bajo el principio de realidad

Los padres tienen que trabajar para erradicar la siguiente norma en sus hijos: “veo, deseo, creo que lo merezco”. Cuando una persona cree que se merece algo reacciona de manera diferente a cuando sienten que se lo han ganado. Los niños y adolescentes actuales están muy acostumbrados a tener privilegios; la radio la televisión, las canciones y los anuncios comerciales alimentan esta “necesidad: los comerciales de fast food los convencen de que no tienen que esperar la preparación de un alimento; la industria de los cosméticos enfatizan que se merecen un pelo extraordinario; los vendedores de automóviles tratan de persuadir de que todos nos merecemos un coche que nos coloque arriba de todos los demás. Las personas que sean atrapados por esta norma serán egocéntricos terminales.

Efectos de la mass media: el comentario de que el “medio es el mensaje” es más que una simple observación –es una profecía. Las películas y la televisión consumen muchas horas diarias en la vida de un niño/adolescente típico; la influencia es enorme. Además de los contenidos francamente negativos, el peligro más sutil es la forma inmediata en que se resuelven problemas interpersonales, además de que los constantes cambios de programación afectan su rango de atención. Estos factores crean percepciones que a su vez llevan a expectativas y cuando éstas no se cumplen, se deriva una conducta inadecuada.

Efectos de la tecnología: Incesantemente exigimos más velocidad y perdemos la capacidad de la contemplación; exigimos perfección y así perdemos  la oportunidad de desarrollar experiencia y sabiduría por el aprendizaje de nuestros errores.

Pretender una intervención con un niño sin conocer sus variables íntimas es como esperar que un disparo dé en el blanco en la oscuridad.

Las familias Amish de Wisconsin Central  consideran a los niños como “un regalo del Creador” y cada uno tiene un lugar en la familia y en la comunidad; por la misma razón cada niño tiene un trabajo que es vitalmente importante para el funcionamiento de la familia; cada adulto es responsable de los demás y tiene que ser un ejemplo para los niños. El autoconcepto entre los amish no es un asunto a tratar, sino que se deriva de sentirse capaces.

John Rosemond en su obra “Six-point plan for raising happy, healthy children” sugiere:

  • Los padres que se esfuerzan por hacer a sus hijos felices, criarán niños incapaces de hacerse felices a sí mismos.
  • Los padres que tratan de evitar las frustraciones a sus hijos seguramente generarán niños incapaces de manejar la frustración y, en consecuencia, responderán con conductas destructivas (incluso autodestructivas) cuando se sienten frustrados.
  • Los padres que solucionan los problemas que sus hijos hubieran podido resolver por sí mismos (aunque con algo de orientación) criarán niños que claudican fácilmente.

Control: necesitamos controlar nuestras propias vidas; cuando no lo logramos, pretendemos controlar las de los demás. Uso de las opciones:

  • Las opciones deben ser legítimas, sin motivos ulteriores u ocultos.
  • La internalización de la responsabilidad es el objetivo de la disciplina.
  • Tip importante: cuando la aplicación de las consecuencias no funcione, pregúntate:
    • ¿Lo hice con compasión? Si no, mi hijo se enfocará más en mis emociones que en su conducta problemática.
    • ¿Presenté las consecuencias de forma interrogativa?
    • ¿Razoné con mi hijo en la aplicación de las consecuencias? Para evitar la lucha de poder.
    • ¿Apliqué las consecuencias inmediatamente? Es conveniente dar tiempo para la asimilación del aprendizaje.
    • ¿El niño/adolescente sabía cuáles consecuencias se podrían derivar de su conducta?

Elaborado por:

Isauro Blanco “Principios para educar con afecto y lógica”, ASC – blog.ascc.me

Educación en tiempos de COVID-19

La educación es un derecho de todos los niños, niñas y adolescentes independientemente de la contingencia de COVID-19.

La educación es un derecho de todos los niños, niñas y adolescentes independientemente de la contingencia de COVID-19. Las escuelas están cerradas, los maestros y maestras han tenido que cambiar sus clases presenciales a una modalidad en línea, y niñas, niños y adoelscentes están en casa realizando sus tareas y actividades escolares.

En UNICEF México reconocemos el esfuerzo y la dedicación de mamás y papás para apoyar a sus hijos en sus tareas escolares y en el aprendizaje a distancia.

La educación es una forma de brindar estabilidad y seguridad a la niñez ya que ayuda a implementar una rutina, a utilizar su tiempo de forma productiva y así afrontar el trauma, el estrés y el miedo que pueden estar sintiendo a causa de la pandemia.

Por eso es muy importante que los niños, niñas y adolescentes puedan seguir estudiando y aprendiendo desde casa, de lo contrario podría darse el caso que olviden algunas cosas que han aprendido.

Hemos preparado estas recomendaciones para que este difícil cambio en la rutina sea más fácil para niños, niñas, adolescentes, papás y mamás.

1. Cuida la salud emocional de tus hijos e hijas.

Es muy importante que les recuerdes que esta situación es temporal y que si estamos en casa es para cuidarnos nosotros y a los demás. Es normal que sientan miedo o preocupación, por eso es importante crear espacios donde puedan expresar sus emociones, invítalos a que hablen contigo y escúchalos con atención; si no quieren hablarlo directamente contigo, sugiéreles que lo hagan a través de dibujos o escribiendo en un diario.

Por otro lado, es recomendable evitar que estén sobreexpuestos a información sobre la pandemia, es bueno que sepan lo que ocurre, pero puedes explicárselos tú con un lenguaje adecuado para su edad.

Otra forma de cuidar sus emociones es que sigan en contacto con sus amigos o con otros familiares, por ejemplo, con llamadas telefónicas o videollamadas.

En UNICEF México preparamos estos materiales que te serán de utilidad.

2. Establezcan una rutina.

Es importante que en familia acuerden horarios para hacer las tareas escolares y que en ese tiempo tú puedas estar con ellos ayudándoles en lo que necesiten.  Los horarios ayudan a que la familia tenga un sentido de normalidad.

Es importante que sepas que habrá días que niñas y niños no quieran seguir esa rutina y sientan apatía, esto es normal, propicia un tiempo de descanso para que puedan despejarse y después retomar las actividades.

3. No trates de convertirte en maestro o maestra.

La situación es muy complicada y seguramente papás y mamás sienten presión para tomar el rol de maestro, pero no se espera que ustedes asuman este papel ni que el hogar se convierta en una escuela, lo que necesitan niñas, niños y adolescentes es el acompañamiento de sus cuidadores.

En cuanto al espacio, te recomendamos que designen un lugar específico para el aprendizaje tanto para que los niños puedan tomar clases a distancia como para que mamás y papás puedan apoyarles en las tareas en el horario que hayan decidido en familia.

Puedes visitar estos sitios de la Secretaría de Educación Pública de México para más información:

https://www.aprendeencasa.mx/aprende-en-casa/

https://www.gob.mx/sep

4. Revisa que tengan todo lo necesario.

Verifica que tengan la conectividad adecuada para tomar clases a distancia o que el canal de televisión donde tus hijos toman clases se sintonice bien.

Después revisa que tengan los útiles escolares como cuadernos, lápices, colores, etc., así como los dispositivos necesarios como el teléfono, una pantalla o una tableta.

Finalmente revisa el plan de estudios porque no esperamos que papás y mamás recuerden todo lo que aprendieron en la escuela por lo que te recomendamos que, si no sabes alguna cosa específica cuando estés ayudando a tus hijos e hijas con la tarea, recurras a las fuentes recomendadas por la escuela y a otras fuentes confiables de información, esto es muy importante, recuerda que en internet hay muchos sitios que no son seguros para niñas, niños y adolescentes, es por eso que tu supervisión es fundamental en estos momentos.

5. Regula el tiempo.

Niñas, niños y adolescentes tienen diferentes periodos de concentración y atención, los más pequeños pueden concentrarse unos 20 minutos mientras que los adolescentes tienen un periodo de atención de 45 minutos o más.

Por eso te recomendamos que, al hacer las actividades educativas con tus hijos e hijas, procuren no pasar más de los tiempos que mencionamos arriba sentados y enfocados en un mismo tema ya que los niños pueden aburrirse y perder la concentración.

En los horarios que hayan establecido en familia, deben considerar los periodos de descanso.

6. Fomenta el ejercicio y otras actividades.

Niñas, niños y adolescentes pueden aprender de muchas formas, por eso es bueno que además de las actividades académicas, fomentes que realicen alguna actividad física como yoga, ejercicio, que bailen o hagan otra actividad guste. Si lo hacen en familia ¡es aún mejor!

Jugar es divertido, pero también es un derecho de niñas y niños que ayuda a su desarrollo físico y cognitivo.

Finalmente, pueden aprovechar el tiempo para hacer manualidades, leer un libro, aprender otro idioma, entre otras muchas actividades.

Elaborado por:

UNICEF  “Educación en tiempos de COVID-19” https://www.unicef.org/mexico/educacion-en-tiempos-de-covid-19


	

Las palabras tienen mucho poder sobre los niños

Todo lo que le digo tiene un poder y un peso enorme

En la relación que tengo con mi hija cada día me doy cuenta de que todo lo que le digo tiene un poder y un peso enorme sobre sus actitudes y comportamiento. Cuando ella era aún muy pequeñita, no me daba cuenta del poder que tenía mis palabras. Hoy entiendo por qué todas las veces que le pedía que ordenara sus juguetes, ella no lo hacía. En lugar de decirle lo que tenía que hacer, yo insistía en decirle “qué desordenada eres”. La que lo hacía mal era yo.

La influencia de los padres es imprescindible. El niño aprende a saber quién es a partir de su relación con sus padres. Nadie puede descubrirse a si mismo si no hay un contexto amor y de valoración.

Cómo reconocer las buenas actitudes de los niños

Tardé en darme cuenta de que no estaba enseñando a mi hija a que fuese ordenada. Al revés, la estaba poniendo un “rótulo” de desordenada. Los niños son así, creen en absolutamente todo lo que les decimos. Es más, se “visten” de los calificativos, buenos o malos, con los que les titulamos, algunas veces. Como los adultos, los niños también cometen errores y fallas, pero solo los padres que son capaces de controlar sus impulsos, pueden ayudarles a superarlos.

“Eres un trasto”, “qué vago eres”, “eres un miedoso”,… son apenas algunas de las cosas que algunos padres resaltan una y otra vez en sus hijos, y que solo fomentan lo contrario de lo que ellos esperan de sus pequeños. Para conseguir que los niños sean responsables, disciplinados, felices y ordenados, es necesario motivar y despertar en ellos una acción positiva en todas sus tareas. Y no solo eso, el ejemplo cuenta un montón. Es siempre mejor sorprender a los niños haciendo y diciendo algo bueno de ellos qué exigirles una actitud para la cual no les hemos preparado ni educado. Más vale las buenas palabras a los hijos, que solo reproches y riñas.

Así que hay que tener mucho cuidado con lo que se dice a los niños. Un buen ejercicio sería hacer una reflexión sobre cuál ha sido la última vez que hemos “aplaudido” una buena actitud o un buen comportamiento de nuestros hijos. Hagamos un listado de las cosas buenas y malas que hacen ellos. Lo bueno nos indicará en lo que estamos acertando, mientras lo malo no solo puede indicar las debilidades de nuestros hijos, como también y sobretodo, nuestros errores y descuidos en su educación. ¿Cómo lo ves?

Elaborado por:

Vilma Medina,  Directora de GuiaInfantil.com “Las palabras tienen mucho poder sobre los niños”,  www.guiainfantil.com

Trabajando y aprendiendo en casa durante el brote del COVID-19

Para ayudar a contener el COVID-19, muchas escuelas están optando por el aprendizaje por internet en casa. Además, también se les ha pedido a muchos padres de familia que trabajen en casa. Estas maneras de distanciamiento social son necesarias para ayudar a disminuir la propagación del virus y prevenir la sobrecarga de los sistemas sanitarios.

Pero muchas familias enfrentan ahora nuevas dificultades: ¿cómo prestar atención a los niños cuando están trabajando y ayudando a su aprendizaje, y al mismo tiempo no entrar en pánico durante este brote sin precedentes? Lo primero que hay que hacer es: respirar hondo. Todos nos encontramos en el mismo predicamento. ¡Y juntos podremos superarlo!

A continuación, le ofrecemos algunos consejos de la American Academy of Pediatrics para ayudarlo a hacerle frente a esta nueva realidad hasta que el virus esté bajo control.

Disminuya la propagación

Podría ser tentador organizar reuniones para jugar con amigos o pijamadas para los niños, pero debe evitar hacerlo. El distanciamiento social solo funciona si todos participamos. Y disminuir o prevenir la propagación del virus salvará vidas.

Proteja a los abuelos. Ahora no es tiempo de ir a visitar a los abuelos o pedirles ayuda para que cuiden a los niños. Las personas mayores de 60 años corren mayor riesgo de enfermarse de gravedad con el COVID-19, y no deben aumentar el riesgo estando en cercanías de niños que pudieran estar enfermos con síntomas leves. Sin embargo, esto podría hacerlos sentirse solos o desconectados durante el distanciamiento social, así que continúe comunicándose con ellos por teléfono, mensajes de texto o chats de video.

Mantenga una rutina

Debido a que los cambios de rutina pueden causar estrés, ayudará si habla con los niños sobre las razones por las cuales deben quedarse en casa y cuál será la rutina diaria durante el brote. Deje que ellos le ayuden a crear un horario diario que pueden poner en el refrigerador (nevera) o en algún lugar que puedan ver todos los días. Cerciórese de incluir tiempo para descansar del trabajo en casa o de las labores escolares para conectarse entre sí.

A continuación, le ofrecemos algunas ideas para ayudarlo a crear su rutina diaria:

  • Despiértese, vístase y desayune a una hora normal.
  • Decida dónde deben todos hacer su trabajo de la manera más eficaz y sin distracciones.
  • Incluya en la lista el tiempo para el aprendizaje, ejercicio y para tomar un descanso.
    • Para los niños pequeños, 20 minutos de trabajo escolar seguidos por 10 minutos de actividad física puede ser mejor para ellos.
    • Los niños más grandes y los adolescentes necesitarán más tiempo para enfocarse en sus labores escolares y tomarse un descanso cuando cambien de asignaturas.
    • Incluya sus horas también para que los niños sepan cuando ha terminado sus labores de trabajo.
  • Programe tiempo para disfrutar de almuerzos nutritivos y de refrigerios. Muchas escuelas están facilitando almuerzos para llevarse a casa a los estudiantes que los necesitan.
  • No olvide tomar descansos en las tardes también.
  • Cenen juntos en familia y hablen de los sucesos del día.
  • Disfrute más tiempo con su familia en las tardes, jugando, leyendo, mirando una película o haciendo ejercicio juntos.
  • Mantenga las rutinas a la hora de ir a dormir lo más que pueda durante la semana, y cerciórese de que todos están durmiendo bien (lo suficiente).

Trate de no ver noticias todo el día. Es mejor no ver las noticias cuando los niños están en la misma habitación ya que puede aumentar su miedo y ansiedad (¡y a usted también!). Si los deja ver noticias, hablen sobre lo que ellos escuchan y cerciórese de corregir cualquier información incorrecta o rumores que usted escuche.

¿Debo preocuparme ahora por el tiempo extra frente a las pantallas?

Aunque todavía es importante poner límites, es comprensible que, bajo estas circunstancias preocupantes, el uso de pantallas (dispositivos digitales) por parte de los niños sea mayor. Aquí le ofrecemos algunas maneras para seguir usando los medios de forma positiva y provechosa.

  • Contacte a los profesores para recibir información sobre la educación por internet y otras actividades que los niños deben hacer. Puede que los profesores de preescolar no tengan un currículo en línea, pero hay algunas buenas opciones como PBS Kids (en inglés), que envía un boletín informativo diario con programas e ideas para hacer actividades.

  • Use las redes sociales para buenas causas. Para ponerse en contacto con sus vecinos, amigos y sus seres queridos. Si las escuelas están cerradas, averigüe si hay alguna manera de ayudar a los estudiantes que pudieran necesitar de alimentos/comidas o para usar el internet para el aprendizaje en casa.

  • Utilice las redes sociales para mantenerse conectado con otros. El distanciamiento social puede ser desolador. Si sus niños extrañan a sus amigos de la escuela o a otros miembros de la familia, trate los chats de video o las redes sociales para mantenerse en contacto.

  • Elija contenido de buena calidad y utilice recursos para encontrarlo. Common Sense Media (en inglés), por ejemplo, sugiere 25 juegos y danzas y otras aplicaciones, sitios web y videojuegos para las familias que ahora se están quedando en casa.

  • Usen los medios juntos. Esta es una gran oportunidad para darse cuenta y vigilar lo que sus niños mayores están viendo en el internet y para mantenerse al tanto de lo que están aprendiendo los niños. Hasta ver una película en familia puede ayudar a tranquilizar a todos, mientras apreciamos las historias y el significado que las películas pueden ofrecernos.

  • Lleve a su niño a su trabajo (de manera virtual) ¿Trabaja en el hogar? Haga uso de este tiempo para mostrarles a sus niños algo que es parte de su mundo. ¡Anímelos a que jueguen a que «trabajan» con usted de forma imaginaria como una manera de «llevarlos a su trabajo» sin necesidad de salir de casa!

  • Establecer límites sigue siendo importante. Como siempre, el uso de la tecnología no debe posponer la necesidad de dormir, de hacer actividades físicas, de leer o de pasar tiempo con la familia. Haga un plan para determinar cuánto tiempo pueden jugar video juegos con los amigos, y establezca en dónde se deben cargar los dispositivos en la noche.

Recuerde:

Quedarse en casa y otras recomendaciones para el distanciamiento social parecen inconvenientes, pero son la mejor manera que tenemos ahora para proteger a los miembros de nuestra familia, amigos y vecinos que son más vulnerables.

Si alguien de su familia empieza a mostrar síntomas del COVID-19, llame a su médico para discutir lo que tiene que hacer.

Elaborado por:

 Corinn Cross, MD, FAAP, healthychildren  https://www.healthychildren.org/