Pensamiento Mágico

By enero 10, 2018Bienestar Integral

Nuevamente comienza la cuenta regresiva, la cuenta que nos permite observar detenidamente lo que ha pasado con nuestra vida durante este 2017. Las cosas que cumplimos y las que se están gestando, lo que nos ha unido como familia y lo que necesitamos que nos vincule aún más. Diciembre es un excelente pretexto para voltear hacia atrás y analizar las pequeñas circunstancias que nos permitieron crecer en lo HUMANO, y con esto me refiero a un crecimiento con tintes de amistad, seguridad, respeto, confianza, etc… ¿Cómo cierras este año?, ¿Qué te llevas al siguiente?, ¿Qué dejas? y ¿Qué vas a hacer para que las expectativas que tiene para el próximo año se cumplan?, ¿A qué te comprometes? en fin…

Carl Rogers en su afamado libro de “El proceso de convertirse en persona” hace un excelente análisis en el que nos invita a convertirnos en personas a través de procesos que sólo el ser humano por naturaleza puede desarrollar, y dos de estas funciones son la empatía y el altruismo, dichas funciones tienen que ver principalmente con la parte evolucionada y “pensante” de nuestro lóbulo frontal, el cuál se ha desarrollado para literalmente hacernos más inteligentes. Al hablar de Inteligencia, que es en lo personal un tema que me apasiona, hablamos del Pensamiento Mágico que originamos para protegernos y atenuar las diferentes situaciones que la vida imperativamente nos ofrece.

Pensar mágicamente tiene muchas facetas, por un lado las redes sociales y la publicidad nos vende la idea de que tienes que ser completa y maravillosamente “feliz” todo el tiempo y nos encontramos constantemente buscando la felicidad por la sencilla razón de que así está mejor y solo así encontrarás la famosa llave del ¡éxito!, pues no… y ¡ojo! No estoy mandando un mensaje pesimista, no es casualidad que hoy en el 2017 tengamos el mayor índice de niños deprimidos de la historia, padres con niveles de estrés altísimos, que ironía que en la era de la comodidad de la casa, teléfono, servicios, autos y demás no estemos completando el exigente lado de la personalidad demandante. Está bien reconocernos en la felicidad y disfrutar del goce que la serotonina literalmente nos genera en el cuerpo, pero muchas veces la exigente idea de tener que ser felices y de hacer felices a nuestros hijos principalmente bloquea las demás emociones que solo por el simple hecho de ser humanos somos capaces de sentir como el miedo, frustración, ansiedad y angustia que nos está por demás mencionar que misteriosamente compensan la mente y neutralizan las emociones positivas.

Hoy en día Psicólogos y expertos en tema de las emociones como Eline Snel creadora de Mindfullness, están hablando acerca del el éxito personal que nada tiene que ver con la idea de vivir en un estado de felicidad extrema, lo que plantean es vivir en un estado de Conciencia Plena que nos permita reconocernos en las diferentes emociones y PENSAR, sólo que hay una condición elemental para que esto pueda suceder y esto es “tiempo”. Pensar requiere de tiempo y curiosamente es algo a lo que hoy no estamos invirtiendo el espacio suficiente para que esto suceda.

Otra faceta en el pensamiento mágico es que “Todo lo que te propongas lo TIENES que alcanzar” y no siempre es así, está bien claudicar y reconocer que no puedes, probablemente en la lucha por una meta crecen nuevas expectativas de lo que en realidad quieres y tu meta se transforma al igual que tu energía por alcanzarla, es decir, está bien luchar y también está bien reconocer que la lucha te absorbe y tienes que dejar ir. Tener la grandeza para saber reconocer nuestras fortalezas está proporcionalmente ligado a tener la humildad para reconocer nuestras debilidades y ¿qué crees? que todos las tenemos y no pasa nada al darnos cuenta de no siempre podemos. Pensar de esta forma nos permitirá entonces ser más empáticos y formar comunidad, ayudar y dejarse ayudar.

Con todo este discurso me gustaría hacer conciencia en que le apostemos más tiempo y pensamiento a nuestro éxito personal, que no es necesariamente salvar al mundo, con esto me refiero a trabajar para que las cosas sucedan, tenemos muchas veces un pensamiento mágico que nos lleva a poner en mano de otros, la responsabilidad que debemos asumir para que lo bueno realmente suceda y nos llegue, dejemos el pensamiento mágico y asumamos posturas realistas.

Se termina uno y comienza otro, con un sinfín de oportunidades para recuperar la confianza que necesitamos con el fin de terminar aquello que no puede concluir ó comenzar lo que aún tenemos en la mente.

Trabaja con lo que tengas hoy, rodéate de gente que sume a tu vida, desvélate con una buena plática, baila lo que te gusta y perfúmate diario Tú eres el protagonista, guionista y editor de tu propia vida, que es de lo único que hasta ahora SI eres dueño.

Al hombre no lo define lo que le toca, sino lo que hace con lo que le toca.

Elaborado por:

Diana Arreola Torres

Mtro. Psicopedagogía

admin

Author admin

More posts by admin

Join the discussion 2 Comments

Leave a Reply